JUSTO CUANDO MÁS SOLO ME SENTÍA...

JUSTO CUANDO MÁS SOLO ME SENTÍA...

Cuando tomas una decisión te sientes como en un tubo donde parece haber solo una entrada y una salida. Pero esto no es así, eso solo pasa en los toboganes de los parques. 

Una decisión solo te muestra caminos distintos. Puedes ir adelante, atrás, cambiar de dirección o quedarte quieto simplemente observando tu caminar. 

También puede ocurrir que conozcas gente. Esto es lo que nos pasó cuando decidimos que queríamos #educaralrevés. Un día, en una másterclass de la maravillosa Patricia Ramírez en Burgos conocí a Jorge. Jorge estaba como voluntario de ASIRE, (Asociación para la investigación y renovación educativa) echando una mano en la organización de todo el evento por amor al arte. 

Y en este caso lo digo literal. Por “amor al arte de educar y pensar” y claro, quieras o no pues conectas. 

Dicen por ahí que cuando las personas emitimos las mismas notas musicales de valores de vida sin querer haces sonar una melodía bastante chula. 

Y ya, esta es la historia de cómo conocí a Jorge. Ahora Jorge tiene un proyecto personal nuevo, un blog de escritura HERMOSA. Así lo defino yo, para saber cómo lo define él y como escribe tendrás que pasar por https://www.elnoidesucre.com/

Esa es la razón de que ahora hayamos pensado en conectarnos en la red, tender un puente entre mi blog y su blog y volver a hacer sonar una melodía que suene a música irlandesa pero con una cerveza española. 

Nos vemos en las redes querido Jorge. 

A la misma hora de horas diferentes en países distintos publicamos post.

Yo el suyo, y él, en el suyo ha dejado constancia de esta historia. 

JUNTOS ES MEJOR, SIEMPRE MEJOR. 

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

A veces, cuando emprendes un proyecto, una aventura, una exploración introspectiva… pueden llegar momentos en los que te sientas solo, preguntándote a ti mismo si lo que estás haciendo tiene algún sentido.

Hoy en día un proyecto requiere de una idea, una visión, un motivo… un pequeño equipo y una plataforma. Es posible llevarlo a cabo a través de internet, las redes sociales, el networking… Por ejemplo, tu primer paso, sabiendo que te gusta escribir puede ser atreverte por fin y dar el salto: “Voy a abrir un blog”. Seguro que cuando se te enciende la bombilla es el mejor momento para hacerlo.

«Realmente escribir me hace ser más consciente de cada instante que vivo».

Al realizar tu investigación previa muchas palabras revolotean por tu mente: Google, copywriting, SEO… posicionamiento, golpe de efecto, y otras palabras terminadas en ‘tics’ o ‘ing’.

Cuando te sumerges en el mundo, de repente, los anuncios en youtube te muestran formaciones y caminos para conseguir tu propia libertad económica y espacial en forma de círculo: el heartset y el triángulo dramático, la brújula del propósito, el archipiélago de los empleos emergentes, la escalera de los negocios digitales exponenciales mediante la que puedes escalar girando y girando para así aprovechar el imán del flujo del dinero y el Torii del travelhacking hasta llegar a conseguir tu objetivo.

Ya comenté en mi primer post (“Un sueño”) mi decepción al respecto. Si estás leyendo esto y no leíste aquel primer trocito de nostalgia te invito a navegar esas aguas, le dan sentido al resto del trayecto.

Mi camino no está definido por ningún desconocido y menos por un módico precio. En mi exploración estableceré relaciones honestas y sinceras, porque cuando me alejo de unos principios muy básicos que me fueron regalados en la cuna me siento perdido y abatido.

Además, en el viaje a través de las metodologías educativas activas y la neuroeducación algo he aprendido. Los errores y la propia vida en continuo cambio y movimiento te muestran los siguientes pasos, a tu ritmo, con tus límites y tus horizontes, tus fortalezas, tus vulnerabilidades y tu potencial infinito.

Es entonces cuando, recorriendo tu camino, en ocasiones, puedes sentirte solo.

Sin embargo, de repente alguien llega, te agarra la mano y te das cuenta de que está recorriendo tu camino que, en realidad, lleva recorrido bastante más que tú y, de hecho, lo que parecía niebla, con su paraguas mágico, permite entrar la luz del sol, difuminada, brillante, como aumentada y multiplicada a través de millones de gotas por su dispersión refractiva. Agua del último charpazo, de la humedad que lo ha estado enmoheciendo todo en los últimos meses.

Y es que en Dublín hay mucha humedad.

Esa persona que tiene algo en común contigo pero que es mucho más inteligente te presta sus gafas de “persona inteligente”. A través de ellas, lo que descubres es lo que intuías: hay esperanza un poco más allá de la desesperación. Hay vida más allá de la torpeza, el agobio y la frustración.

Como cuando en el show de Truman, tras subir las escaleras al final del decorado, el protagonista abre una puerta y se da cuenta de que era cierto, su vida era una mentira y el mundo estaba ahí fuera, observándolo comportarse como un tonto en medio de una película con actores distrayéndolo para no vivir su propia vida.

No sé si se entiende la comparación.

Existen fuerzas que empujan y ejercen presión para que no consigamos ver la importancia de lo que llevamos latiendo en el pecho, el tic-tac del reloj o el cerebro, el músculo más importante y con más potencial que tenemos. Cada latido de vida.

“En el contexto del aula, sabemos que es necesario generar climas emocionales positivos que faciliten las buenas relaciones entre estudiantes y con el profesorado. De hecho, cuando esto ocurre se da una sincronización neural entre cerebros, con patrones de activación cerebral similares. Qué importante que los profesores nos convirtamos en alumnos de nuestra propia enseñanza (análisis del impacto de nuestras prácticas) y que los alumnos se conviertan en sus propios profesores (tutoría entre iguales). Sin olvidar que el feedback que los alumnos dan a sus profesores es más importante que el que los profesores les dan a ellos”.

Me gustaría invitaros a leer, a los curiosos y los interesados en los avances en temas de cerebro, neuroeducación, el blog de Jesús Guillén, “Escuela con cerebro”. Este fragmento está extraído de él.

Una vez tuve el privilegio de conocer a Jesús, es todo un portento en el campo de la neurociencia. Desde hace unos años se nos está abriendo la puerta a este mundo, ‘nuestro mundo’, con todas las aplicaciones que la neurociencia conlleva en todos los ámbitos. Es apasionante.

Como decía, existen elementos que ejercen presión sobre nosotros. Hay muchas personas en la viña del señor.

Algunas de esas personas se rinden ante la presión que ejercen los actores, productores y directores de películas muy malas, interesadas solo en conseguir dinero para provocarte pereza y ganas de maltratarte y convertirte en una persona ruin, cruel, egoísta, revanchista o tu adjetivo negativo favorito, tu adicción, tu vulnerabilidad. Otra actriz de una mala película. Al final, una mala persona o lo opuesto a lo que podríamos llamar ‘tu mejor versión’.

Os pido disculpas en este punto, por si a veces tengo un tono nostálgio-crítico con la sociedad. No consigo desprenderme de él y no solo eso, me parece apropiado para el momento que vivimos, al menos, para mi momento, supongo y, quizás, si estás leyendo, el tuyo también.

Si somos momentos, este es un momento muy especial y creo que puedo acompañar a la nostalgia y a las dificultades, por si sirve de algo. Aunque siempre, siempre, siempre hay esperanza; como dijo Aragorn en el abismo de Helm.

Me desvío, eso también puede suceder a veces. Hablamos de lo que podríamos llamar nuestra ‘mejor versión’.

«Quizás tu mejor versión está lejos de lo que eres ahora».

El horizonte está lejos, como la utopía.

¿Quién explicaba aquello de que la utopía está en el horizonte?

Das un paso y se aleja un paso, das dos pasos y se aleja otros dos, permaneciendo siempre lejos de tu alcance, cada vez más lejos y siendo así, ¿para qué sirve la utopía?

Para eso mismo, solía explicar, para caminar.

Jorge Carranza

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

FELIZ VIAJE JORGE

"Nada de lo que realmente ocurre tiene la mínima importancia"
3conlasmaletasacuestas-oscarwilde
Oscar Wilde
Escritor dublinés