VISITANDO A LAS VECINAS - CAPÍTULO IV - 124 MINUTOS

VISITANDO A LAS VECINAS - CAPÍTULO IV - 124 MINUTOS

“Las paredes oyen”…

Dicen que esta expresión nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó en la histórica noche de San Bartolomé. Se cuenta que la reina Catalina de Médicis era muy desconfiada, y para poder escuchar mejor a las personas de que más sospechaba, mandó instalar en las paredes del Palacio Real conductos acústicos, se taladraban paredes y techos hábilmente disimulados entre las molduras y de esa manera se espiaba a quién la reina consideraba.

Hay quien puede pensar que las paredes oyen, pero que por “suerte” no hablan. ¿O si? ¿Nos cuentan cosas los seres inanimados que nos rodean? Quizá sí.

Quizá hemos grabado entre nuestros recuerdos un borde de una mesa en el que nos apoyamos al recibir esa noticia inesperada, o el tañido de una campana que anunciaba vivo o muerto, o aquellas pared que veíamos cada noche al irnos a dormir de pequeños y que se ha guardado todos nuestros sueños.

Las paredes oyen y hablan y en nuestros pueblos mucho más porque tras cada pared se cuenta una historia o muchas. ¿Cuántas paredes vecinas tienes en tu lista de deseos pendientes? ¿A cuántas paredes vecinas quieres ir a visitar?

Pues hay un pueblo cerquita de Burgos que no solo deja que las paredes oigan y hablen sino que además ha decidido que cuenten historias propias y nuevas.

Villangómez, a poco más de 20 minutos de Burgos, no es un pueblo cualquiera, no. Han decidido, dentro de su proyecto de desarrollo rural Pollogomez  (y os juro que no es que vayan como pollo sin cabeza, no, muy al contrario, son cabezas muy bien amuebladas), que artistas murales plasmen sus trabajos en algunas de las paredes que se habían quedado mudas por el paso del tiempo. Yo quiero pensar que el despoblamiento se había ido llevando las historias y que ahora han vuelto a resurgir. Llamadme romántica.

Llevan desde 2016 poniendo a Villangómez en el mapa del street art callejero, eso dice la prensa, a mi no me gusta mucho esa expresión, me gusta más decir que han dado vida a las paredes gracias al arte, la ilusión y el trabajo de un pueblo entero. Llamadme romántica. 🙂

26 murales absolutamente geniales, hipnóticos, llenos de historias. Un paseo de 124 minutos en un museo de arte al aire libre. Ni que pintado para una escapada en tiempos de COVID.

Este año nos quedamos cerca, ¿y tú?

FELIZ VIAJE, RECUERDA ABRIR BIEN LOS OÍDOS.

Ficha de viaje: VILLANGÓMEZ

Pasear por Villangómez buscando en sus paredes los 26 murales. Descubre el artista de cada uno de ellos y la historia que esconde detrás. 

 

Aprender que el arte tiene diversos modos de expresarse.

Intentar adivinar que representa cada mural y compararlo con lo que el autor quiso expresar.

Respetar los entornos naturales para mantenerlos protegidos.

Investigar nuevas maneras de probar productos locales manteniendo las recomendaciones de seguridad por la COVID-19.

Respirar aire puro de manera consciente.

Y por supuesto, comer un buen bocadillo que quizá tengas que compartir con alguna hormiga.  

“Una pared es un arma muy grande. Es una de las cosas mas desagradables con las que puedes golpear a alguien”.
3conlasmaletasacuestas-BANKSY
Banksy
Artista "callejero"