VISITANDO A LAS VECINAS - CAPÍTULO II - 5 de junio 1930

VISITANDO A LAS VECINAS - CAPÍTULO II - 5 de junio 1930

Dos semanas sin escribir ni publicar un post. Dos semanas sin saber a qué vecinas visitar. Dos semanas un poco agobiada porque hasta hora cada semana había llegado el post de manera natural.

Dos semanas justo desde que pudimos coger el coche y volver a los rincones de nuestra provincia. Dos semanas sin saber qué decir. Y entonces pasa lo que pasa siempre que dejas de buscar y simplemente te pones a observar. Aparecen las respuestas.

El tercer día de excursión en la nueva fase de esta pandemia las riberas del Arlanzón nos regalaron la metamorfosis de la rana en directo. Solo para nosotros. Ellas tan a gusto, sin importarles nada que estuviéramos pegados al charco sin quitar ojo de lo que veíamos.

En este caso las respuestas llegaron en forma de rana, bueno más bien de renacuajo, o diría yo, sin ser bióloga ni nada que se le parezca que igual eran opérculos, y al lado suyo entre las grietas salían “proyectos” de rana empezando a desarrollar sus patas traseras y delanteras y perdiendo la cola.

Y claro, de la rana sabíamos poco, que son anfibios, ovíparos y poco más. Ahora sabemos muchas cosas más, google, libros, vídeos, nuestra necesidad de querer entender lo que habíamos visto nos ha dado trabajo estos días. Aprendimos mucho sobre la metamorfosis de la rana.

Y entonces lo volví a entender todo, nosotros también hemos sufrido una metamorfosis. Dice la RAE que una metamorfosis es un cambio que experimentan muchos animales durante su desarrollo, y que se manifiesta no solo en la variación de forma sino también en las funciones y en el género de vida.

Estas semanas de confinamiento, este despertar a hacer las cosas de siempre de manera diferente ha supuesto un cambio de mirada, una metamorfosis. La rana lo hace de manera natural, y a nosotros nos parece fascinante que pueda tener cambios de diferenciación celular. Es decir, que las células que habían decidido formar un determinado tejido se eliminan para ser sustituidos por otras o simplemente para que desaparezca esa estructura. ¿Seremos capaces de hacer una metamorfosis tan fascinante a nivel de  estructura de sociedad?

Y como fue el Arlanzón, nuestro río, el que nos regaló este momento pues esta capítulo está dedicada a sus riberas, nuestras vecinas

Dicen del Arlanzón que es “el trazado líquido que articula el ir y venir de los burgaleses y la arteria que conecta los monumentos más representativos”, pero ¿y fuera de la ciudad Burgos?

El río Arlanzón nace muy cerca del Puerto del Manquillo, en la vertiente sur de la Sierra de la Demanda, sobre las laderas del pico San Millán. El nacimiento no es más que una pequeña surgencia entre la vegetación que en apenas unos metros consigue un caudal suficiente. Podemos llegar fácilmente hasta su nacimiento siguiendo la pista forestal al lado del Puerto del Manquillo en dirección al Pico San Millán.

¿Y luego? Pues luego el Arlanzón recorre 131,11 Kilómetros hasta desembocar en el Arlanza, ya en la provincia de Palencia, curiosamente la vecina que visitamos en el capítulo anterior.

¿Casualidad? Seguro que no.

En esos 131, 11 kilómetros puedes ver el Arlanzón embalsado en los pantanos,(como ya te conté en otra entrada), le puedes seguir por las riberas cercanas a San Millán de Juarros, Ibeas de Juarros, San Medel

Puedes caminar cruzando los diversos puentes dentro de la ciudad de Burgos y recorrerla como te propuse en esta otra entrada.

Después de atravesar Burgos puedes ir a perseguirle a Pampliega, poco antes de la entrada al pueblo hay una campa natural maravillosa para ver jugar con sus piedras y disfrutar de sus aguas.

Y si decides visitar a la vecina Palencia, desde la localidad de Villodrigo puedes descender en canoa por sus aguas (pregunta en La Casona de Villodrigo).

Estoy segura de que cerca de ti hay muchas “vecinas” riberas, ve a visitarlas, explóralas, y busca ranas. Intentemos que esta metamorfosis sea natural.

¡Ah! Qué se me olvidaba, ¿y lo del  5 de junio de 1930? Es la fecha en la que el Arlanzón inundó la ciudad de Burgos por primera vez, o al menos que se haya quedado grabado en nuestra historia, a partir de entonces la ciudad se metamorfoseó para terminar encauzando el Arlanzón entre los altos muros que puedes ver ahora. 

Y hoy es 5 de junio de 2020, ¿casualidad? seguro que no. 

Este año nos quedamos cerca, ¿y tú?

FELIZ METAMORFOSIS VIAJERA.

Ficha de viaje: RÍO ARLANZÓN

Pasear por las riberas del río Arlanzón, cruzar sus puentes, visitar sus pantanos, bañarte en sus aguas, buscar ranas. 

Aprender sobre los cauces fluviales: nacimiento, caudal, ribera, pantano, presa, ribera, afluentes, desembocadura.

Conocer a las especies que habitan en los ríos.

Respetar los entornos naturales para mantenerlos protegidos.

Investigar nuevas maneras de probar productos locales manteniendo las recomendaciones de seguridad por la COVID-19.

Respirar aire puro de manera consciente.

Y por supuesto, comer un buen bocadillo que quizá tengas que compartir con alguna hormiga.  

“Los libros son muy muy muy importantes. Pueden llevarte aún más lejos que al polo sur”
3conlasmaletasacuestas_LIV ARNESEN
Liv Arnesen
Primera mujer que alcanzó el polo Sur