SE APAGAN LOS HORNOS, SE ENCIENDEN LOS SUEÑOS: 30 DE JUNIO DE 2020

SE APAGAN LOS HORNOS, SE ENCIENDEN LOS SUEÑOS: 30 DE JUNIO DE 2020

A veces me cuesta empezar una entrada, tengo tantas cosas que contar que las palabras se pegan entre ellas para colocarse las primeras. Habla del entorno, no, habla de mí, el ratoncito, no, espera, mejor habla de la gente, o de las luces de Navidad, no, no, del pantano… Esas veces no me queda otra que mandarlas callar y decirlas que si no se organizan no me queda más remedio que empezar por el principio. Y, no, no se han organizado.

El 30 de junio de 2020 la central térmica de Velilla de Rio Carrión se apagó definitivamente. La implementación continua de políticas medioambientales orientadas a frenar el cambio climático suponen un incremento de costes que hacen que estas instalaciones termoeléctricas de ciclo convencional no sean rentables. En un lugar donde se quema negro carbón es difícil no posicionarse entre blancos y negros y entender los grises. La economía de la zona se ve muy afectada y la polémica suele ser el aullido de cada calle.

Sobra decir, que en mi caso, donde mi día a día se encuentra rodeado de kilowatios, conozco tanto el impacto climático de estas centrales como los inconvenientes socioeconómicos que provocan sus cierres. Siempre que lo vivo lo asemejo a la muerte de un familiar directo, nada puede ocupar el lugar que tenía y transitar el duelo a veces se hace imposible.  

Sin embargo, siempre hay gente valiente, gente que llena de sueños los duelos, gente que le brillan los ojos aunque debajo se le haya caído una lágrima y que inventa lo que no hay para buscar nuevas alternativas para estas comarcas. ¿Verdad Eduardo?

Y eso es lo que ha pasado en Velilla de Rio Carrión, se apagaron los hornos pero se encendió un sueño, uno pequeño, del tamaño de un ratón. Y no un ratón cualquiera, no, no, el Ratoncito Pérez.

Un sueño que nace de la imaginación, osea del lugar donde nacen todos los sueños, espera… que no. Que este sueño nace de una historia.

Un día Pérez se cruzó en el camino del padre de Eduardo. Igual bajaba del cercano Espigüete de darse un paseo. Y entonces llegaron sus amigos: Tamárica, Maraví, Maxi, Lila, el Capitán Carrión y Los Mellizos y un no-tan-amigo Kuba, la ardilla robadientes y Zuspa que les ayuda a ir más rápido…y… y que no os puedo contar más porque ya os he dicho que esta vez las palabras se me agolpan y no se quieren ordenar. Lo mejor es que vayáis hasta allí y os lo cuenten en directo.

Llegar es fácil. Pones en el GPS Velilla de Rio Carrión y te diga lo que te diga el GPS tú primero recorres la Ruta de los Pantanos, ¿y por qué? Pues porque donde vive Pérez es un pedazo de “resort” y no te lo puedes perder. Es que es un ratón listo, no solo se aprovisiona de los dientes y los sueños de peques y no tan peques sino que además vive en un entorno único, el parque natural Montaña Palentina. Una espectacular cadena montañosa con picos de hasta 2.500 metros de altura y cuna de dos ríos importantes, el Carrión y el Pisuerga.

El Carrión pasa por Velilla y se convierte en protagonista constante del recorrido del Ratoncito Pérez y sus amigos. El río y sus truchas porque en mitad del recorrido no puedes perderte el Centro de Interpretación de la trucha. Aunque además de truchas podrás ver disecados otros animales del entorno, y unas huellas de oso, y es que… ¡cerca hay osos!

Y es que cada parada de la ruta guarda muchos más secretos además de las historias de cada personaje, encuadres perfectos para una fotografía del Espigüete, una mina-museo al aire libre, la Fuente de la Reana, una de las fuentes Tamáricas, con la peculiaridad de que se llenan y vacían sin seguir ningún ciclo ni lógica, el casco histórico, y como no, la central térmica.

Pero es que además para seguir la ruta debemos dejar a nuestras criaturitas poner en marcha su sentido de la orientación, con plano o códigos QR, toca aprender a descubrir cómo llegar de un lugar a otro sin perderse o… perdiéndose un poco y disfrutando de todas las zonas verdes de Velilla de Rio Carrión.

Pues eso, que siento no haberte podido contar como es esta visita, es culpa de las palabras, querían salir todas a la vez… y bueno, a veces me pasa, cuando algo me emociona mucho solo puede decirte vete y luego hablamos.

FELIZ RUTA DE LOS SUEÑOS

Ficha de viaje: RUTA DE LOS SUEÑOS, VELILLA DE RIO CARRIÓN

Conocer la leyenda del Ratoncito Pérez.

Ver una central térmica y comprender la evolución del uso energético de los combustibles.

Ubicar la Montaña Palentina, su geografía, flora, fauna y accidentes geográficos asociados.

Entender la importancia del desarrollo socio-económico de los municipios asociado a las grandes industrias.

“No se trata de ver para creer, sino de creer para ver. Crea, entonces verá.”
3conlasmaletasacuestas-GERALDINE CHAPLIN
Geraldine Chaplin
Actriz