¿QUÉ ES ESO?: 5 DEDOS

¿QUÉ ES ESO?: 5 DEDOS

Si fuiste a EGB nada más leer el título me has contestado ESO ES QUESO. Y de eso va esta entrada, de QUESO. ¿Y por qué 5 dedos?

Por dos razones. Porque si sabes de donde viene el título hace no muchos años te pintabas las letras de la palabra “queso” en cada uno de los cinco dedos de la mano e interpretabas con ellos el archiconocido ¿Qué es eso? Eso es queso… Y como yo sigo investigando en eso del marketing, neuromarketing y demás pues igual se suma alguien de mi edad al blog y tiene unos peques y cambia su mirada y entonces yo me comeré un trozo de queso y brindaré con vino.

Y la segunda, porque para hacer queso se necesitan 5 dedos de cada mano y mucha maña.

Ordeñar, preparar el cuajo, dejar que la caseína haga de las suyas, mantener temperaturas adecuadas, mover y no mover la leche, separar el suero, prensar la masa de la cuajada, moldear, poner en salmuera, secar, dejar madurar… y todo esto y mucho más con mucho arte.

Y no, resulta que no todos los quesos se hacen igual, se hacen parecido, pero igual no. ¿Y de qué queso te hablo en esta entrada? Pues de Idiazabal, y ¿por qué este y no otro? Pero ¿si tú eres de Burgos y allí de queso sabéis un rato? Pues sí, otro día seguro que vuelvo a hablar de queso, y de queso de Burgos.  

Pero para gustos colores y para quesos sabores. Al capitán le gusta mogollón el queso Idiazabal, y como somos de regalar experiencias el pirata y yo decidimos llevarle a visitar una quesería por su cumple.

En efecto, contra todo pronóstico se pueden regalar cosas no materiales, es irónico… ¿o no? Lo dejo como reflexión.

Volvamos al queso, nos fuimos a Quesería Gaztainaditxulo. Pero antes pasamos por el Centro de interpretación y degustación del queso Idiazabal donde el ratón Izal nos contó la historia del queso Idiazabal, su proceso de elaboración y muchas otras cosas más.

Con toda la información del ratoncillo Izal nos fuimos a la quesería.  Si la visita ya pintaba bien llegar a ese caserío maravilloso de 150 años de historia solo podía ser el pre-ambulo de una visita absolutamente recomendable.

El queso no nace en el supermercado, pero tampoco nace solo de las ovejas. Nace del trabajo, de un oficio ancestral como es el pastoreo. Nace del sacrificio del cuidado de los animales que no entienden de horarios ni fines de semana. Nace de la ilusión de familias que se adaptan a los nuevos tiempos. Como Ander y su madre en este caso. Y eso es lo que nuestro pirata aprendió en directo.

Y no me aguanto de decir esto, ni 100 temas del libro de naturales podrían igualar la experiencia de vivir en primera personas las cosas.

Nuestra visita comenzó conociendo a las ovejas latxas, una de las razas más antiguas de Europa. Y no las conocimos de lejos, no, las conocimos en su casa. Con su zona de estabulado, sus pastos, la borda del pastor, su zona de ordeño. Nos contaron de primera mano cuales son las propiedades de la leche, que es el cuajo, de donde se obtiene, cómo se ahuma el queso, su proceso de elaboración, vimos en qué fase de trabajo estaban ese día, el tiempo que les llevaba, cuál era su producción y sus canales de venta.

Es decir, que ahora ya podemos decir con rotundidad, ¿Qué es eso? Eso es queso, queso Idiazabal. Y sobretodo podemos decir que nos lo enseñaron los que hacen el queso.

Gracias Ander y familia.

FELIZ VIAJE

Ficha de viaje: IDIAZABAL

Acercarte al mundo de la ganadería y sus productos de la mano de las personas que viven de ello.

Aprender el origen de los alimentos.

Entender la importancia de la integración del entorno natural y la economía local.

Poner en valor los oficios tradicionales y valorar su adaptación tecnológica.

Y por supuesto, degustar un poco de queso Idiazabal brindando con sidra casera.

“¿Quién escribe realmente sobre las manos que han cuidado nuestro medio rural?”
3conlasmaletasacuestas-MARIASANCHEZ
María Sánchez
Veterinaria, narradora y poeta.