LONDRES IMPRE-PRESCINDIBLE: 1 PASO

LONDRES IMPRE-PRESCINDIBLE: 1 PASO

Empezar año en el blog hablando del primer viaje del año, y que además lo empezamos el día 1 de enero de 2020 da un poco de vértigo.

Supongo que es por eso de las expectativas. Si empiezas el año en Londres, ¿dónde lo acabas? ¿Y qué título le pones al post? Yo sigo en mi línea de analizar el copy-writing ese. ¿Mola más empezar el año en Londres o en Nueva Zelanda? ¿O justo en las antípodas de Nueva Zelanda? Espera que eso puede ser Córdoba, por ejemplo. Pero suena bien, “mi año empezó en Londres y terminó en las antípodas de Nueva Zelanda”.

Poderoso lenguaje. Poderosas expectativas. Inquietante marketing viajero.

Pues Londres es así. Poderoso. Lleno de matices. Generando expectativas en cada calle. Es un marketing incesante. Está lleno de impre-prescindibles. Listas interminables de “no te lo puedes perder” que nosotros convertimos varias veces en “no pasa nada si te lo pierdes”. Hay un Londres para cada persona viajera.

¿Cuál ha sido el nuestro? ¿Qué responderíamos si nos preguntan pinta de Brew Dog en mano? Si, lo sé es una cerveza escocesa. Pero era la que tomábamos en nuestro pub del barrio, era barata.

– ¿Hyde Park y Winter Wonderland? Para nosotros es un sí o sí. La Navidad consumista en la escala más alta. Pero, es precioso, y sí, nos enamoró.

– ¿British Museum y el Museo de Ciencias Naturales? Una expectativa vacía. Un post entero me daría para hablar de ellos. Si volviéramos solo daríamos un paseo por ambos edificios, son un regalo de la arquitectura.

– ¿Los autobuses rojos? Postales en movimiento. Montaríamos en ellos una y mil veces. Nuestro favorito el 9.

– ¿El metro? Una colección de historia absoluta. Es el metro más antiguo del mundo y está lleno de curiosidades que fascinan a las criaturitas y a los que nos somos criaturitas. Abre bien los ojos, el fantasma de William Terris te dará indicaciones sobre el mejor café en Covent Garden.

– ¿Abadía de Westminster? Nuestro pirata le puso un cero. Pero nosotros le ponemos un 10 y nos quedamos cortos. Si tuviera que dar una definición sería que es como un “trastero encantado de tumbas”. Todo cabe. Todo queda. Todo tiene un valor. Fascinante.

– ¿Tower bridge? Por supuesto que sí. Pero yendo pronto. Como casi todo en Londres. Si puedes llegar antes de que abran y con las entradas compradas mejor. Y si coincide que levantan el puente puedes gritar “bingo” desde arriba. No tienes más que consultar el calendario y ver si tienes suerte.

– ¿La Torre de Londres? Arquitectura y exteriores un acierto seguro. Los interiores depende de tus gustos. Nosotros no repetiríamos entrar a las salas.

– ¿London eye? ¿Has montado alguna vez en noria? Pues esta no lo es. Es un mirador lento. Hay muchos miradores gratuitos en Londres. Tú decides. Nuestra opción es no.

– ¿Palacio de Buckingham? Si está la reina dentro verás la bandera ondear. Pero donde la verás seguro es en las cajas de galletas de las tiendas de souvenirs. Dar un paseo alrededor del palacio y llegar hasta el arco de Wellington café o chocolate en mano es suficiente para entender un poco más a la monarquía británica.

– ¿Y Hamleys? Pues si aún no te habías visualizado en una película de Harry Potter o corriendo con Robert Langdom tras el Santo Grial es el momento de soñar que Paddington te va a saludar. Hamleys es la juguetería que te imaginas cuando eres una criaturita pequeña. La apertura es digna de cualquier película. Un sí en nuestra lista.

– ¿Saint Paul’s Cathedral? Mejor de noche que de día. Mejor primero de lejos, luego de cerca y luego de lejos. Imponente, majestuosa. Por algo su cúpula es la segunda más grande del mundo.

– ¿Carnaby, Picadilly Circus, Soho, Barrio Chino, Covent Garden o nuestro barrio? Todos. Sin duda. Un mes en cada uno.

– ¿Y qué más? Pues todo lo demás. Cada rincón. Cada vez que dijimos que todo estaba muy limpio. Cada vez que pensamos que podríamos vivir una temporada en esta ciudad. Cada vez que nos prometimos volver para hacer las 456 cosas que no nos dio tiempo a hacer, musicales, museos pequeños, tiendas míticas, paseo por el Támesis, la ruta de los Beatles, mercados de comida…

– ¿Y qué recorrido? Pues ni idea. Coge un mapa. Marca 3 puntos y luego únelos haciendo el mayor zig-zag posible que te permita tu tiempo. Piérdete varias veces.

– ¿Y dónde comer? Donde quieras. Asiático, libanés, peruano, marroquí, británico, indio… ¿qué comida te gusta? Casi seguro que en lo que giras 360 grados sobre ti mismo y amplias la mirada encuentras ese restaurante que buscas.

– ¿Y con criaturitas? Pues no sabría contestarte. Si es como nuestro pirata que anda 18 kilómetros al día y llega al hotel saltando, que todo lo quiere ver y que te dice a mí la Abadía de Westminster no me gusta y punto. Pues vete. ¿Y sino? Pues vete también. Recuerda, hay un Londres para cada persona viajera.

– ¿Dónde dormir? Pues hay cien mil sitios. Nuestro pirata decidió dormir además en el metro y en un bar. La magia de viajar con criaturitas.

Y ya. Lo demás que te haga falta saber no tienes más que preguntarnos.

Porque Londres empieza con el primer paso. Decidirte.

GOOD TRIP

Ficha de viaje: LONDRES

www.google.es

Es broma. Bueno no. En este caso, hace falta mucho google para cuadrar tu viaje.

Pero yo te recomiendo dos guías de Lonely planet (parece que me pagan comisión pero no, ¡ojalá!) es que de verdad son muy completas para luego decidir perderte y no hacerlas tanto caso: Londres. Rutas divertidas y Londres (ed.2018)

Cambiar el recorrido. Vete por la calle paralela a la calle paralela a la que tienes que ir. Tardas más pero llegas con más “Londres”.

Un poco de inglés o mucho. Depende de tu nivel. Probar a soltarse un poco en un idioma siempre es genial y con criaturitas más.

Saber más sobre la historia de la corona inglesa.

Aprender sobre personajes de la literatura, la política, el arte, la ciencia… la Abadía de Westminster es una enciclopedia desordenada llena de secretos.

Conocer el origen de los “traductores” viendo la piedra Rosetta.

Descubrir que Londres tiene un lugar para cada cosa que quieras aprender.

Y por supuesto, no olvidarse de comer unos “fish and chips”.

“Courage calls to courage everywhere”
3conlasmaletasacuestas-Millicent Garrett Fawcett
Millicent Garrett Fawcett
Feminista, intelectual, líder política y sindical y escritora británica.