LA CARTUJA DE MIRAFLORES: 580 años hasta 2022

LA CARTUJA DE MIRAFLORES: 580 años hasta 2022

En el año 1.442 el padre de Isabel la Católica decidió donar la finca de recreo de su padre, osea el abuelo de Isabel la Católica, a la Orden de la Cartuja para hacer un monasterio.

Estas cosas que hacen los reyes… nosotras y nosotros “lo más” que hemos recibido de nuestras abuelas o abuelos es un libro de cuando eran pequeños o una pulserita. (Ya sé que también algunas personas la casa del pueblo, pero seguro que no es del tamaño de la Cartuja de Miraflores, je je je)

Pero esto es lo que pasaba en la historia y así se la podemos contar a nuestras niñas y niños #conamoryhumor

Desde entonces a la Cartuja de Miraflores le ha pasado “de casi todo” y esas cosas son las que más les gustan a las criaturitas. Los detalles “novelescos”.

Diez años más tarde, en 1452, las llamas la devoraron e hicieron que se tuviera que replantear todo el edificio. Fue en ese momento cuando Juan de Colonia cogió lápiz y goma y se puso a “pintar” la nueva Cartuja. Y ¿quién era ese Juan de Colonia? Pues el mismo arquitecto de la Catedral de Burgos. Toma ya. ¿Cómo te quedas?

Bueno, en realidad Juan, era Hans, porque este hombre era alemán y nacido en Colonia. Y es que antes los nombres se ponían así. Yo sería Cristina de Burgos. Y mi hijo Juan de Burgos. Solo que yo a él no le voy a regalar una finca de recreo, como mucho le voy a regalar horas y horas de recreo y disfrute, todas las que pueda y más.

Ya os podréis imaginar que así la historia pinta mejor. Y ver la Cartuja de Miraflores es “más mejor”. Necesitamos contextualizar lo que vemos, imaginar esa historia que ocurrió, cómo eran esas personas que había allí.

Tanto le gustó al padre de Isabel la Católica (Juan II) su Cartuja que está allí enterrado. Pero no está solo, está enterrado con su segunda esposa, la madre de Isabel la Católica. Otra con el nombre “original” Isabel de Portugal.

Desde que decidieron que fueran los primeros Cartujos a vivir allí hasta ahora han pasado 580 años de historia (si lo lees en 2022, si es más tarde y este post se viraliza cuando sea famosa vete sumando años y haces matemáticas de paso)

Hay tanto que contar de ella que se puede escribir un libro, yo me conformo con dejaros unos TIPS para esta visita. 

Uno, por favor, visita la Cartuja de Miraflores porque es una joya histórica y artística. Y además la visita es gratis.

Dos, busca ese resorte que les capte la atención a tus criaturitas. Los robos que ha sufrido (incluido uno en 1.914 del pobre Santiago Apostol que ahora está en Nueva York) o el saqueo de los franceses en la guerra de la independencia. Quizá les llame la atención cómo viven los monjes y si tienen play station o recorrer el muro por fuera para ver lo “pequeña” que es.

Tres, simplemente pasea por la Cartuja de Miraflores, observa los detalles del coro tallado, las puertas escondidas, busca los leones del sepulcro de los padres de Isabel la Católica hechos por otro Juan, Juan de Siloé y a la Virgen dando el pecho.

Cuatro, mira bien su exterior y luego camina por el camino y observa a lo lejos las agujas de la Catedral de Burgos. ¿Ves alguna similitud? ¿Qué pensaría Juan de Colonia? ¿Imaginaría un skyline de la ciudad de Burgos como el que ves?

FELIZ VIAJE POR LA HISTORIA

“La historia ya no es solo una crónica de reyes y hombres de estado, de personas que ejercían el poder, sino de mujeres y hombres comunes que se dedican a múltiples tareas. La historia de las mujeres es una afirmación de que las mujeres tienen una historia”
3conlasmaletasacuestas_Aparna Basu
Aparna Basu
Historiadora