EMULANDO A GILA: 1.929 METROS DE ALTURA

EMULANDO A GILA: 1.929 METROS DE ALTURA

Quizá que nuestra máxima al viajar sea que #cercaolejostodoesbien y que incluso nuestro trayecto al contenedor sirve como viaje en esta familia hace que escribir en nuestro blog una semana más sea sencillo.

Si noto que me dan un buen consejo yo le sigo y un día me dijeron que “antes de innovar, si ves que algo funciona, cópialo y aprende” pues me lo aplico, y si Campofrío que es de mi tierra llama a Gila, pues yo llamo a Menci y listo.

– ¿Qué pasa Menci? ¿Cómo vas?
– Pues aquí, más solo que la una. ¿Y vosotros qué? Cuéntame.

Pues palabra mágica que me dijo, le conté todo, de seguidillo, sin respirar entre palabras. Es lo bueno de Menci, que sabe escuchar.

Pues aquí andamos metidos en casa, saliendo lo justo. El otro día me puse a mirar fotos y vi cuando nos conocimos. Justo a la vez que conocí a la Nieve. Menudo momentazo sería. Yo no me acuerdo pero tengo fotos y veo en las fotos las caras de los que se acuerdan. Estabas nevado entero. Como tantas otras veces. Con esas colas de coches que van aparcando en el lado derecho de la carretera que a veces casi llegan al pueblo. Vaya pintas llevaba, no como el mono chulo calentito del pirata cuando bajó por tu ladera con el trineo hace dos años. Menudas risas. ¿Te acuerdas? ¿Cómo te vas a acordar si eramos tropemil personas allí?

Me gustas más cuando no hay nadie. Como esas tardes que nos hemos escapado el capitán y yo y hemos subido andando rápido por la carretera vieja y hemos bajado por la nueva.

¿Cómo está el albergue? Espero que el olor a pisto y a carrilleras siga entre sus puertas cerradas. No sé si te lo había dicho alguna vez, pero es mi restaurante favorito del mundo-mundial.

Desde que dejamos Villasur de Herreros y enfilamos la carretera que nos acerca al embalse de Uzquiza ya voy pensando en verte. Creo que es el paisaje que más veces he recorrido de mi provincia y nunca soy capaz de recordarlo porque cambia. Cada curva es un regalo de hayas o robles, acebo, pino y eso que nunca me acuerdo como se llama…rebollo creo que es. ¿Y los animales que ves desde tu sitio? ¿Te acuerdas cuando dos zorritos parecía que nos instaban a jugar con ellos? Bueno… y que decir del corzo que saltó encima del coche cuando los móviles no existían. Es anécdota familiar fija en el recuerdo.

¿Y las águilas que sobrevuelan? Desde el siguiente embalse, el del río que te aligera las nieves, el Arlanzón, se ven aún mejor.

Por cierto, ¿cómo está? ¿Se siente más limpio ahora que estos meses no pasa nadie por allí? Bueno, no me contestes, ya le llamaré un día de estos.

Oye, y tu madre, la Sierra de la Demanda, ¿qué tal? ¿Te ha dicho cómo andan las cosas por La Rioja? Eres un afortunado con un golpe de vista anda que no ves tierras y comarcas. ¡ Si seguro que hasta ves alguna vez las agujas de la Catedral!

Eso sí son vistas, y no las que tenemos muchos desde los balcones y ventanas. Cómo echo de menos caminarte, ir de Pineda de la Sierra hasta tus faldas. Rodear las casas blasonadas y enfilar la cuesta. Y cuesta, ¿eh? Qué menuda pendiente.

¿Te acuerdas que el último día llegamos con el pirata ya casi hasta la Concha? Menuda concavidad de pedriza, siempre me recuerda a una gran cazuela. Un día igual intentamos llegar por el Esteralbo o igual hasta nos animamos y subimos el Belén a tu cresta.

Estuvimos además probando el reloj de sol, menuda lección sin libros que nos llevamos a casa.

Pues eso Menci, que te echo de menos. Y que sepas que esto lo voy a publicar en el blog. Porque aunque me gustas solo para nosotros cuando esto pase habrá pocos sitios tan bonitos para respirar aire puro como tus faldas.

Nos vemos Menci, te dejo que es hora de gimnasia y si me pierdo este directo no llego al siguiente. Eso te lo cuento otro día, perdona que te deje con la palabra en la boca.

Y no sé, si porque colgué rápido o porqué, pero no me dijo nada. Como la guerra a Gila, que nunca sabremos si le contesta.

Este año nos quedamos cerca, ¿y tú?

FELIZ VIAJE, FELICES SUEÑOS

Ficha de viaje: PICO MENCILLA

La Sierra de la Demanda es un espacio natural protegido perteneciente a la cordillera Ibérica y situada en las provincias de Burgos y La Rioja.  El Mencilla es uno de sus picos más icónicos para las y los burgaleses situado a pocos kilómetros de Pineda de la Sierra.

No puedes perderte llegar hasta sus faldas y subir hasta la Concha y comer en el albergue Valle del Sol.

Aprender sobre los paisajes de montaña y su clima, el ciclo del agua, los embalses, presas y cursos de agua, la nieve y los deshielos.

Descubrir la flora y la fauna local. Bosques de haya, roble albar, rebollo, abedul, acebo y pino albar. Lobo, ciervo, corzo, jabalí, nutria, gato montés, tejón, águilas, azor, halcón abejero, perdiz …entre otros.

Respirar aire puro de manera consciente.

Y por supuesto, comer un pisto y unas carrilleras en el Albergue Valle del Sol.

“El poder de cuestionar es la base de todo progreso humano.”
3conlasmaletasacuestas-INDIRA
Indira Gandhi
Política india