PREMIO BLOG REVELACIÓN DE LA FAMILIA MADRESFERA

PREMIO BLOG REVELACIÓN DE LA FAMILIA MADRESFERA

Hace un rato que hemos llegado a casa, en este vaivén de normativa por el COVID 19 hoy han abierto el cierre perimetral de Burgos y hemos salido volando a dar un paseo por el embalse de Uzquiza, (que ya sabéis que es uno de nuestros lugares favoritos). Y en mitad de ese paseo, sin apenas cobertura, en un mundo el que parece que estamos hiperconectados (de desarrollo rural y conectividad habría mucho que decir) me he enterado que nuestro blog ha sido premiado como Blog Revelación en los premios Madresfera 2019.

Por supuesto lo primero que he decidido era que tenía que escribir un post. Normalmente todos los posts los escribo porque me viene a la cabeza un título. Así que he pensado, venga pon algo original. “Llorando paseando”… vaya caca de título por muy rimado que sea y muy cierto (me he hecho medio paseo llorando a moco tendido) es una caca.

Luego me ha venido el segundo sentimiento, y ni siquiera sé que título ponerle. Un sentimiento de que este premio no me pertenece, un sentimiento de incredulidad, un sentimiento que me dice que no hay nada en este blog que merezca tanto valor como para que le den ningún reconocimiento. Y no es humildad, es un secreto que me persigue últimamente, una batalla en la que busco el significado de la palabra esfuerzo y donde no quiero equivocarlo con sufrimiento. Y es que este blog no me supone ningún esfuerzo. Es un refugio, un salvavidas, una plataforma para descubrirme, un gracias a quienes me siguen, apoyan, alientan, es un pañuelo que recoge lágrimas y también una caja que guarda carcajadas, es un libro de recuerdos para el pirata y un invernadero de semillas para sembrar una mirada diferente para educar a la infancia.

Como no sabía cómo seguir me he ido a por un té a la cocina, y lo he visto claro. En uno de los viajes más apasionantes que hemos hecho, nuestro viaje a Marruecos, me dijeron “este es el té de la familia” y lo compré. Y es que Madresfera, es más que una comunidad, es una familia, con parientes cercanos y lejanos, afines y menos afines, es un engranaje que funciona de manera tan asíncrona que tiene una vida especial. Y ya está, ya tenía el título.

Porque en Madresfera me he sentido siempre acogida, respetada, querida, valorada. He disfrutado en cada podcast Madresférico pero sobretodo he disfrutado en los “antes de cada podcast” charlando con Mónica. Ella es el alma de esta familia, el pegamento y a ella quiero darle las GRACIAS. Ella es una persona SEMILLA y yo he tenido la gran suerte de cruzarme en su camino.

Para mí las personas semilla son esas personas que sin saberlo dejan algo en ti que un día crece y hace que tu potencial mejore, que florezcan nuevas habilidades, actitudes o aptitudes. Las personas semilla a veces ni saben que lo han sido. Pueden dejarte una frase que un día germina, un consejo, una imagen, una conversación, un enfado incluso, algo que cuando lo acoges, lo riegas, lo cuidas y lo observas con respeto hace que nazca algo nuevo que se queda en ti y hace que extiendas tus ramas.

Pero claro, a este post le falta un cierre, obvio decir que hay muchas personas semilla en mi vida, eso era lo esperado. Y este es un blog como de viajes, o algo así. Y cuando viajas… cuando viajas os garantizo que florecen tantas cosas nuevas que podrían hacerse herbarios enteros de emociones viajeras.

¿Os lanzáis?

FELICES ENCUENTROS CON PERSONAS SEMILLA, FELIZ VIAJE

P.D: La foto, como cada foto en el blog, no es una al azar, cada foto tiene detrás una historia. Minutos antes de hacer esta foto le dije al capitán: Voy a hacer un blog. 

"Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son realmente infinitos."
3conlasmaletasacuestas-MADRESFERA TERESA CALCUTA
Teresa de Calcuta
Monja católica de origen albanés naturalizada india