ENTRE JUGUETES ANDA EL JUEGO

ENTRE JUGUETES ANDA EL JUEGO

Lo cierto es que antes de escribir el post tenía pensado utilizar uno anterior. Este, JUGUETILANDIA, que además me gustó escribirlo. 

Al fin y al cabo es la misma idea, la misma colaboración con “Tablón de anuncios”, el mismo fin… Pero luego he pensado que no.

Que aunque hagamos las mismas cosas, dos veces, tres veces, cinco veces… mil veces nunca son iguales. Y en este caso concreto, que va de donar juguetes, ya lo anticipo, nunca hay dos veces iguales.  

Claro, después he pensado ¿y cómo lo vinculo al blog sin que quede un pegote? 

Luego he pensado… y si queda un pegote ¿qué pasa? Pues que será un pegote de plastilina o de slime o de cartones llenos de cola blanca. Y eso ya me ha gustado. 

Vale, muy bien, pero ¿y qué cuento? ¿doy un sermón de que las niñas y niños están saturados de juguetes? ¿el plástico como el demonio? (cosa que no comparto en absoluto, soy fan del buen uso del plástico) ¿pongo algo que genere lástima y pinche la conciencia para que la gente done juguetes? 

Pues mira no. Aquí cada uno que se trabaje su opinión. 

Yo te invito a que juegues. Mucho. Siempre.

Cuando tengas peques cerca y cuando no.

Los juguetes son para usarse y gastarse, no para guardar en cajas porque se “desorganiza el salón” ni para amenazar con quitarlos si no se comen la sopa.

El juego debería ser un derecho real, no solo en el papel.

Y como tal todas las personas, grandes o pequeñas deberían tener tiempo para jugar y juguetes para hacerlo. 

Y sí, vale una piedra y un palo, y es gratis, pero ¡oye! es difícil resistirse a una invasión extraterrestre con panypun, súper-algo y mega-chisme en el pasillo de casa con dinosaurios y un centro comercial para parar a repostar.

Yo, sinceramente no me lo pierdo y no quiero que ningún peque se lo pierda.

Por eso cuando nuestro peque va dejando atrás un tipo de juego y cogiendo otra pista de juego, recogemos, limpiamos, ordenamos y donamos.

Porque ese juguete está listo para ir a otra casa a un pasillo a organizar una fiesta de animales del bosque encantado con panypun de veterinarios, súper-algo en los fogones del centro comercial aéreo y mega-chisme poniendo multas a quien pase sin parar a jugar. 

Y es más, no salimos de casa sin juguetes, nunca.

Los llevamos siempre, porque el juego debería inundar el tiempo de los peques. ¿Cómo vas a perderte una partida de cartas en una sala de espera? ¿Un pinta-historias en el aeropuerto? ¿Busca el número en las matrículas de los coches? ¿Elige color en la frutería?… Supongo que nadie en su sano juicio se lo quiere perder. Y es más, nadie en su sano juicio quiere que una criaturita se lo pierda, ¿no?

Digo yo que estamos todos de acuerdo. Pues, eso. Aquí te dejo el link una vez más. 

Una cosa más que este blog va de viajar y educar y aprender… y un poco lo que se me ocurre que para eso es mi casa virtual. Por favor que nadie me diga que los viajes son aburridos que las criaturitas dan mucha guerra.

Viajar es el juego más maravilloso del mundo, la partida nunca es igual, aunque vayas al mismo sitio y veas el mismo paisaje. 

FELIZ VIAJE LLENO DE JUEGO. 

"Mira, el código podrá decir que soy una princesa, pero yo sé verdaderamente quien soy Ralph. ¡Soy una corredora con el más grande súper poder de todos los tiempos."
3conlasmaletasacuestas-vanellope
Vanellope
Actriz en "Rompe Ralph"