EL CICLO DEL AGUA

EL CICLO DEL AGUA

¿Sabéis eso de que las casualidades no existen? Pues bien, esta semana tenía decidido hacer este post desde el sábado que jugamos con el hielo.

Pues hoy, ¡sorpresa! ¡el ciclo del agua en el cole! Madre mía, casi me da un mareo.

Llevamos 5 cursos de colegio, y cinco cursos con el ciclo del agua. Y ¡cuidado! Que me avisan madres y padres de peques mayores que  me quedan varios cursos más.

Total, que me dije, pues nada, vamos a viajar con el ciclo del agua. ¿Y por qué? Pues porqué aprender viajando va de eso, de colocar un conocimiento en el mundo real. Y es que los conocimientos no nacen en los libros, nacen de la realidad que nos rodea, la que observamos, luego surge la necesidad de explicar ese fenómeno que hemos visto y finalmente queremos recoger esa explicación y plasmarla.

Pues bien, creo que no hay vez que no podamos salir por la puerta de casa y veamos el ciclo del agua, entonces, me pregunto, ¿qué necesidad hay de dedicar el tema 4 de naturales desde infantil a primaria pasando por la ESO y si te descuidas bachillerato? Podríamos hacer esto extensivo a muchos otros conocimientos, pero vamos a empezar con el ciclo del agua.

¿Qué es el ciclo del agua? Lo tienes claro, ¿no? Si lo hemos estudiado 300 veces lo tenemos que saber… ¿o no? Pero ¿te has parado a verlo?

El ciclo del agua no tiene un lugar de comienzo, por eso es un ciclo, da vueltas una y otra vez. Lo que tiene son fases. ¿En qué fase empezamos? Normalmente se empieza en “la gotita de agua Josefina vivía en un lago”… o algo así… ¿y si empezamos en otro lugar? Te reto a que hagas este juego en cada una de tus escapadas. 🙂

Este es el ciclo del agua de nuestra escapada del sábado.

Salimos en coche de Burgos en dirección a Salgüero de Juarros, una vez más queríamos ver la reserva de Paleolítico Vivo. (Sí, somos super-fans). De camino nos cruzamos con una fase de transporte del ciclo del agua, el río Arlanzón. Al llegar y aparcar, vimos la nieve que estaba deshelando y formaba unas escorrentías preciosas y al notar el terreno blando y con barro supimos también que el agua se estaba filtrando porque ablandaba la tierra.

Caminamos un poco y vimos, hielo y nieve (agua en estado sólido). ¿Qué parte se filtrará y cuál se evaporará?

Después de un rato, observamos como aparecían algunas nubes en el cielo, agua condensada. Nos preguntamos si alguna de las corrientes atmosféricas terminaría por hacer precipitar esas nubes ¿y dónde lo haría?

Al volver jugamos a pensar si alguno de los copos de nieve que habíamos visto estaría derretido en un acuífero, o quizá ya hubiera superado el nivel freático, o puede que el sol le hubiera dado con fuerza y estuviera evaporándose.

¿Y si ha llegado al río Arlanzon? ¿Llegará hasta el río Pisuerga a través de río Arlanza? ¿Conseguirá después que el río Duero le lleve hasta el océano Atlántico y le cante un fado portuense? ¿Y si después la masa de aire tropical marítima la empuja un poco y la arrastra con un frente frío sobre el sistema Galaico-Portugués y la deja en la Cordillera Cantábrica y la próxima vez que lleguemos a Alto Campoo está allí nuestro copo de nieve?

Y así, imaginando y viajando creo que repasamos bastante de primaria. Y apuesto que mucho más que si volvemos al tema 4 y coloreamos de nuevo el ciclo del agua, por vigésimo novena vez en nuestra vida.

Y aquí lo dejo, perdonadme, he mirado por la ventana y he visto un poco de niebla, voy a preguntarle dónde va. Estoy segura de que viene de un viaje apasionante.

Una última cosa, ¿os imagináis una excursión al “ciclo del agua” y que no volviera a aparecer en los libros? Ahí lo dejo.

FELIZ VIAJE si veis nuestro copo de nieve saludadle. Será fácil encontrarle, puede estar en cualquier fase.

"Los niños deben ser educados sobre cómo pensar, no acerca de lo que deben pensar"
3conlamaletasacuestas-MARGARETMEAD
Margaret Mead
Antropóloga y poeta estadounidense