¿CUÁNTO VALE Y CUÁNTO CUESTA?

¿CUÁNTO VALE Y CUÁNTO CUESTA?

Mientras estábamos en Calpe, en el segundo viaje de 2022, recibí algunos mensajes preguntándome por el presupuesto del viaje. En concreto por lo que habíamos pagado por el Hotel del Juguete y la experiencia de la Noche de Reyes. Por alguna razón este viaje llamó más la atención que otros que hacemos o coincidió, no lo sé. 

La cuestión es que no sabía qué hacer. Si poner XXX euros o ponerme a dar explicaciones… 

En resumen decidí hacer un post. 

A ver si esta vez no me ando por las ramas y soy concisa

Viajar tiene un precio. Caro o barato es complejo de definir. Para nosotros es una inversión absoluta que nos trae siempre más de lo que invertimos. 

Ir a la playa de las Maldivas desde Burgos tiene un valor. Vale dinero, tiempo y cuesta un esfuerzo. ¿Cuánto? Pues depende de tu situación económica, laboral, personal, social… 

Ir a la playa de Santander desde Burgos tiene un valor. Vale dinero, tiempo y cuesta un esfuerzo. ¿Cuánto? Pues depende de tu situación económica, laboral, personal, social… 

Ir a la playa del río Arlanzón desde Burgos tiene un valor. Vale dinero, tiempo y cuesta un esfuerzo. ¿Cuánto? Pues depende de tu situación económica, laboral, personal, social… 

Para nosotros una cosa es el precio de un viaje antes de salir de casa. Ese no le ponemos nosotros. En resumen es el que te dice “booking y kayak”. Otra cosa es el precio que nosotros podemos pagar por ese viaje. Luego está la capacidad que tengas de encontrar un precio mejor para lo que quieres hacer o reducirlo según lo que hagas. (Vamos si comes de restaurante o de bocadillo o si encajas una visita en el horario gratuito.)

Y luego al volver el precio real que has pagado. Así de manera muy esquemática. 

Por otro lado está lo que cuesta. No es lo mismo que el precio. El precio: o tienes XXX dinero para pagarlo o no. Pero depende del coste que estés dispuesta o dispuesto a invertir en un viaje puedes ir o no. 

Lo sé. Te acaba de estallar la cabeza. 

Has pensado, pero ¿no ibas a ser concisa? ¿si no tengo un duro cómo voy a ir a ningún lado? Porque ahí viene el coste

El coste para nosotros es tiempo y esfuerzo. Pero como diría Cristina Mitre, “ATERRÍZALO”. 

Queremos ir a África (si me sigues esto lo sabes). Ir a África tiene un precio. Pongamos 4.000 €. Ahora mismo no los tenemos. Luego a África no podemos ir. Esto es fácil de entender. 

Pero hay un coste que podemos asumir. Podemos inventar. Somos socios de Cabarceno y podemos ver las jirafas en esa pradera y olvidarnos de ver las vallas, observar a los elefantes desde lejos con prismáticos. Eso tiene un precio de 150 € y la gasolina de ir y venir y unos bocadillos. Ese precio sí lo podemos pagar. 

¿Es lo mismo? No. Es obvio. Pero es el precio que podemos ajustar a nuestro coste. 

Así que lo primero que tienes que decidir es qué precio puedes pagar y qué coste quieres invertir. Y luego INVENTAR mucho.  

Vale. Hasta aquí no hay nada ni medio claro. Y así va a seguir. Después de este post te tiene que estallar la cabeza y estar como una batidora empezando a separar precio de coste.

Voy a ser un poco buena.

Vamos a “seguir aterrizando”. Tienes más o menos un dinero que te puedes gastar en un viaje. ¿Qué haces? Decides.

Imagina que tienes 1.000 €.

Puedes ir a un hotel de súper-lujo de 350 € la noche al lado de tu casa un fin de semana y comer, cenar y merendar en su pedazo restaurante.

Puedes coger un vuelo barato a una ciudad europea y dormir en un hostel de fin de semana también.

Puedes ir en coche a Murcia a una casa a 33 kms de la playa, una semana, con piscina, comprarte comida en el supermercado y pasear mucho. 

La cuestión, es ¿qué quieres hacer tú? (No que has visto en instagram). Si no qué quieres hacer y para qué lo quieres hacer.

Y no dejes que nadie te diga ¡uy que caro ir a ese hotel! o ¡qué barato una semana de casa con piscina! Porque el PRECIO es el mismo. La diferencia es el coste. Y ese es particular de cada persona. 

También puede pasar que digas, es que me muero de ganas por ir a esa ciudad europea pero solo tengo 850 €. Pues otra vez a meterle coste: tiempo y esfuerzo. 

Busca vuelos y un hostel de menor precio, come de bocadillos en vez de restaurante, o mejor aún de supermercado (tenemos una fiambrera eléctrica estupenda), busca los horarios gratuitos de los museos, ve andando en vez de en transporte público, usa mochila y no factures, café en un termo, de recuerdo una postal. O también, pide un regalo de cumple adelantado para completar, cambia un día de peluquería por una comida en este viaje, vende algo que ya no uses en walla-vinta-segundamano-pop…

¡Uy! Pero es que eso… pufff… es que… LO SÉ. Te lo dije, ese es el COSTE: tiempo y esfuerzo. 

Dicho todo esto, muy revuelto y desmadejado porque, por primera vez, me cuesta mucho explicar tantos fondos en apenas una superficie de texto, te lo resumo. 

El dinero que tienes es lo que es, el tiempo y esfuerzo que le dediques a un viaje es su coste, el del viaje y el tuyo. 

A nosotros viajar no nos cuesta nada, nos fascina. Nuestro tiempo y esfuerzo es inversión no gasto. Y nuestro dinero ajustado. Eso sí, donde ponemos el ojo… ponemos las tres maletas.

🙂 África te veo cada día más cerca.  

(Y sí, seguiré sin poner los precios)

FELIZ TIEMPO, FELIZ ESFUERZO, FELIZ VIAJE. 

"Ser pobre es tener menos información, menos posibilidades de elegir su propia trayectoria y también menos protección contra los propios errores. Todas estas barreras pueden convertirse en trampas en las que los pobres quedan encerrados"
3conlasmaletasacuestas_ESTHERDUFLO
Esther Duflo
Premio Nóbel de Economía